La protesta tuvo lugar en la previa del Tedeum que se llevó adelante en el marco del aniversario de La Plata. Luego de la misa, Monseñor se refirió a los casos de abuso por parte del cura Eduardo Lorenzo. Qué dijo.

Este martes, en horas de la mañana, se realizó una manifestación en contra de los abusos eclesiásticos. Bajo el lema “tolerancia cero” y “Iglesias sin abusos”, la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina protestó en las escaleras de la emblemática Catedral platense, ubicada frente a Plaza Moreno en 14 entre 51 y 53, y pidió que el cura Lorenzo -acusado de por lo menos cuatro casos abusos sexuales en la ciudad de La Plata- sea encarcelado.

Actualmente, Eduardo Lorenzo sigue contando con el amparo y asilo de la Iglesia y el arzobispo “Tucho” Fernández, quien desde el 11 de noviembre le concedió licencia y estaría realizando tareas en una sede Cáritas de La Plata. En tanto, Lorenzo ya se sometió a las pericias psiquiátricas en la dirección de Asesoría Pericial de La Plata, en calle 41 entre diagonal 114 y diagonal 115 frente al Hipódromo, y se esperan los resultados.

La Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina se formó años atrás y es un espacio de asesoramiento, acompañamiento y contención de pares. Allí están a cargo la psicóloga Liliana Rodríguez y los abogados Carlos Lombardi y Dino Bartoli, y más de un centenar de personas cuyos abusos fueron cometidos en Argentina. Al día de hoy hay al menos 65 curas y monjas, mayoritariamente varones, denunciados, cuatro juicios ya realizados y con condena y dos elevados a juicio.

Luego del Tedeum, habló “Tucho” 

Ante la consulta de los periodistas que se encontraban en la Catedral, Monseñor Victor Fernández señaló que desde la institución religiosa están a disposición de la Justicia y se refirió a la causa de abuso como “complementaria” a la ya realizada en 2008.

Según publicó Labuenainfo, “Tucho” dijo que habló con Lorenzo y aseguró que no es una persona peligrosa: “hablé con él y le pedí su versión. Hicimos una investigación complementaria con gente que estuvo a su lado para que me dijeran cómo se comportó en estos años. Pedí una investigación que se hizo hasta marzo de este año”, aclaró.

Ahora el Arzobispado giró esas copias internas a la fiscalía 1 de Ana Medina: “la idea es tener colaboración mutua”, dijo.

“No sé por qué se dice que nosotros no queríamos dar información, eso no es así. Nosotros pedimos que nos dejen tomar vista de las declaraciones de los testigos que declararon en estos meses porque a veces lo que aparece en los medios no es lo mismo que aparece en el expediente. Armaremos nuestra posición estando a la espera de que la fiscal saque conclusiones, la fiscalía tiene mejores herramientas para hacer este trabajo. Enviaremos todo a Roma ya que estos casos están reservados allí. Se busca una garantía que viene desde la Santa Sede”.

Por último agregó: “Ahora nosotros tenemos todo lo que declararon en la causa las víctimas. Siempre es mejor tener la declaración objetiva en fiscalía que es la segura. Para nosotros es importante tener ese testimonio. Si hubiera alguna duda y si desde Roma nos plantean eso deberíamos llamar a las víctimas. Yo quiero aclarar que no he hostigado a víctimas como dice un abogado, prefiero evitar citarlos a hablar porque doy más lugar a sospechas”.

Lo cierto es que Lorenzo tiene cuatro denuncias en su contra y posee una denuncia penal por abuso sexual con acceso carnal agravado, pero sigue libre.