“Un árbol por cada niño o niña que nace en la ciudad de La Plata”, esta idea tan sencilla y a la vez tan importante surge de un proyecto de ordenanza del concejal por el partido GEN, Gastón Crespo.

“Está iniciativa, que ya se realiza en algunas localidades de la provincia y del país, tiene una impronta muy noble y positiva: celebra la llegada de los platenses recién nacidos y, al mismo tiempo, promueve la forestación”, señala Crespo.

“Se trata de una forma simbólica y concreta de generar identidad con la ciudad y despertar conciencia sobre la importancia de la vida y del cuidado medioambiental”. “Es muy lindo ver el vínculo que surge entre los chicos y el crecimiento de los árboles”, prosigue el concejal que preside la Comisión de Medio Ambiente.

La propuesta plantea para su implementación que, al llegar la primavera, todas las familias de niños o niñas nacidos durante el último año reciban un árbol y una placa con el nombre del bebé; luego se les indica el lugar donde plantarlos y se realiza una ceremonia para llevarlo a cabo colectivamente. Para ello, trabajarían coordinadamente diversas áreas del Municipio como Salud, Cultura, Espacios Verdes y otras.

“De esta forma, se respetaría la planificación arbórea de la ciudad y el diseño paisajístico. Todas las especies serían seleccionadas de acuerdo a las necesidades y condiciones de lugar a forestar y podrían provenir de nuestro vivero municipal, hoy tan desaprovechado”, explica el concejal.

Y agregó: “Los árboles son parte de nuestro patrimonio histórico y cultural, pero además son imprescindibles para purificar el aire, mejorar la calidad de vida de los vecinos y mitigar las secuelas cada vez más graves del cambio climático”.

“Se trata de una propuesta positiva para la ciudad en tiempos donde se descuidan los valores más básicos del respeto y protección de nuestros chicos y del cuidado del medio ambiente”, finalizó Crespo.