Vecinos de 93 y 119 señalan que un frentista acumula residuos y chatarra que suele incinerar con frecuencia, poniendo en riesgo su salud y la del barrio.

“No le importa nada, quema cuando quiere”, aseguró una indignada vecina y agregó que cuando sopla viento, el humo ingresa a sus casas.

Según denuncian, el barrio lindero a una chatarrería ubicada en 93 y 119, en pleno Villa Elvira, sufre cotidianamente los inconvenientes provocados por uno de los vecinos, quien suele quemar grandes cantidad de residuos, poniendo en riesgo la salud de las demás personas que viven en la zona.

En ese marco, reclamaron que las autoridades locales tomen cartas en el asunto y sancionen debidamente al chatarrero, para evitar que esta situación se vuelva a repetir en la zona.