Son 22 familias que SanCor deja a la deriva ya que fabrican el queso crema “mendicrim”, en la planta industrial de Arenaza, provincia de Buenos Aires. Están luchando para mantener su fuente de trabajo ya que SanCor se lleva la producción a otra planta.

Foto: Carolina Villalba

Este jueves, trabajadores de la fábrica “Mendicrim” manifiestan frente al Ministerio de trabajo de Avenida 7 entre 39 y 40, en la ciudad de La Plata, para reclamar los recientes despidos en su planta de Arenaza.

La planta, que históricamente fue de Sancor, estaba a cargo de Alimentos Refrigerados (ARSA) que pertenece al grupo Vicentín, que lo compró hace más de un año luego de adquirir también las unidades de yogures, flanes y postres que se fabrican en el lugar. En la fábrica solo se cerrará la parte dedicada a la elaboración del queso crema que pasará a realizarse en Devoto.

“Nosotros lo que reclamamos es que los trabajadores sean reincorporados a la producción y, en caso de que quieran dejar de fabricar el queso, se dediquen a otras producciones de la planta. A los trabajadores les mandaron un telegrama de despidos y no les ofrecieron el traslado”, explicó un trabajador a NP.