La Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de La Plata aprobó hoy un cupo de un uno por ciento de su planta de personal docente y no docente para que esté cubierto por personas transexuales, travestis y transgéneros.

De esta manera se convirtió en la primera facultad de esa casa de estudios en asegurar un cupo para la inserción laboral para disidencias sexuales.

El proyecto, presentado por la consejera Cecilia Quintana e impulsada por la conducción del Centro de Estudiantes, se aprobó esta tarde y junto al Colectivo de Trans y Travestis de La Plata se comenzará a trabajar en su reglamentación.

“El tratamiento en el Consejo fue muy emotivo porque estaba presente el Colectivo de Trans y travestis, y si bien hay un programa en la UNLP que impulsa el cupo trans, la Facultad de Psicología acaba de sentar un precedente concreto para la implementación de ese cupo”, explicó a Télam la impulsora de esa iniciativa.

Quintana destacó que “el acceso al trabajo es un derecho básico, y es una deuda con el colectivo trans y travesti, y la puerta de acceso a la obtención de otros derechos como el de la salud, es de vital importancia el trabajo y más en este contexto económico.

La consejera remarcó también que “obtener este cupo en esta Facultad, a menos de un mes que se lleve a cabo en La Plata el 34 Encuentro Plurinacional de Mujeres, lesbianas, transexuales, travestis, bisexuales y no binaries, le permitirá al colectivo trans y travesti tener el ánimo suficiente para redoblar la lucha y la organización”.

Según el proyecto aprobado, al que accedió esta agencia, se establece un plan de inserción laboral de personas transexuales, transgéneros y travestis de un piso del 1 por ciento proporcional a la totalidad del personal para la contratación de personal docente y no docente a mayores de 18 años de edad y establecer reserva de puestos de trabajo a ser exclusivamente ocupados por ellas , con el fin de promover la igual real de oportunidades en el empleo público”.

La Facultad de Psicología se encargará de la capacitación de aquellas trabajadoras trans, travestis y transgéneros que accedan al cupo “para que la falta de antecedentes laborales y educativos no sea un impedimento”; y se acordó trabajar junto al Colectivo para su reglamentación y puesta en marcha en lo inmediato.

En sus fundamentos, la iniciativa detalla la situación de discriminación y prejuicio que padecen estas personas, lo que las limita para llevar adelante una vida laboral normal y repercute seriamente en su salud.

El proyecto recuerda que durante la última dictadura militar, la carrera de psicología fue cerrada y remarca que la aprobación de este plan de inserción laboral sería “un homenaje a aquellos estudiantes, docentes y no docentes que en aquellos años de terror y aún siendo perseguidos pretendían cambiar los paradigmas establecidos”.