Tras la vacante en el cargo de Defensor Ciudadano de La Plata dejada por Florencia Barcia, quien renunció para integrar la lista de senadores provinciales del oficialismo, la concejal Florencia Rollié se refirió a la iniciativa del poder ejecutivo local de buscar un reemplazante por un año para su cargo.

“El defensor ciudadano es una institución que ha sido vapuleada, humillada todo este tiempo, desacreditada, que perdió legitimidad”, sostuvo en diálogo con el medio platense Clip Urbano.

La concejal expresó que “los vecinos fueron defraudados (por la anterior defensora), porque fue una funcionaria de la gestión elegida a dedo, que renunció para ser candidata por la misma lista del intendente, siendo que había sido candidata en la lista de Garro en 2015″.

Ahora, se lleva a cabo la convocatoria para elegir al nuevo defensor de la ciudad pero no hay buenas expectativas en cuanto a la elección del mismo. “Espero que alguien tome las cosas enserio y que el defensor ciudadano cumpla el rol que tiene que cumplir”, dijo Rollié.

Y agregó: “Todos los organismos de control tienen que estar en manos de la oposición. Acá se modificó una ordenanza, con el resultado de haber degradado una institución que debería ser el resguardo de los intereses de todos los vecinos de La Plata. Ahora el oficialismo dice que quieren a alguien de la oposición: es una verguenza que digan esto a días de las elecciones, cuando todo el mandato tuvieron a una persona que no hizo más que hacer los deberes que le enviaban desde el Departamento Ejecutivo”.

Y concluyó: “Es un escándalo que Garro quiera poner un defensor ciudadano -como lo hizo la otra vez- prácticamente a dedo, en una votación absolutamente irregular”.