Hace unos días, los y las manteras de La Plata presentaron un amparo colectivo para poder vender en la calle. Mientras tanto, se instalaron en Plaza Italia luego del desalojo de Plaza San Martín.

Los vendedores ambulantes de la ciudad de La Plata presentaron un amparo colectivo para exigir un lugar asignado para vender ropa usada, luego de sucesivos conflictos con las fuerzas de seguridad, episodios que en este año terminaron en desalojos y manteros detenidos.

La acción legal lleva el apoyo del colectivo de Abogados La Maza, quienes se vieron interesados en el caso por los diversos puntos en donde tanto el Estado provincial como el municipal, fallan respecto a algunos derechos consagrados para esta actividad.

El amparo presentado en el Juzgado Nº 5 Civil y Comercial de La Plata a cargo de la jueza Coradi, exige que se “garantice en debida forma el libre ejercicio del Derecho Constitucional al trabajo y lo hagan sin discriminación a este grupo vulnerable que representamos”.

“En particular se ordene a la Municipalidad de La Plata y a la Provincia de Buenos Aires, que nos permitan el desarrollo de la actividad de venta de ropa usada en algún espacio público de la ciudad de La Plata que contemple las características de nuestra particular actividad y la modalidad en la que se desarrolla, por al menos tres veces semanales en horario diurno”, continúa la presentación.

Buscan regularizar su actividad como feria, con días y horarios asignados.

A su vez, desde el colectivo de abogados se le pide al gobierno que se “ordene la conformación de una mesa de coordinación y diálogo entre las accionantes y los demandados con debido control judicial, que nos permita ejercer en lo inmediato nuestro derecho al trabajo con dignidad y sin discriminación, a través del acuerdo con las autoridades públicas.”

Ahora se los puede ver instalados en Plaza Italia, en 7 y 44, y también en distintas esquinas del casco urbano. Resisten al control policial y se bancan las críticas con tal de llevar un plato de comida a sus hogares.