La justicia decidió dar prioridad al cumplimiento de la condena sin importarle que no hizo tratamiento alguno por su violencia de género y liberó a Carlos Goncharuk, el hombre que golpeó y dejó sin visión a su pareja. El gobierno bonaerense deberá asegurar la integridad física de la víctima.

La Sala V de Casación Penal bonaerense dispuso este jueves la inmediata libertad de Carlos Ariel Goncharuk, el hombre que dejó ciega a su pareja, Susana Gómez, por los golpes que le propinó en la cabeza, informaron fuentes judiciales.

La medida le fue notificada hoy al Juzgado de Ejecuciòn Penal Nº 2 de La Plata y al director de la Unidad 34 Melchor Romero, la cárcel donde estaba detenido el protagonista del caso de vilencia de género.

Los jueces de Casación, Carlos Antiello y María Florencia Budiño, ordenaron al juez de Ejecución Penal, José Villafañe, que le pida al ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, que tome las medidas pertinentes para garantizar el cuidado de Susana Gómez.

Como se recordará, la justicia de Familia de La Plata dispuso días atrás, en un fallo inédito, que se proteja a Susana Gómez, quien quedó ciega a raíz de los golpes de su marido, con una restricción perimetral que impida que éste se acerque a menos de 100 kilómetros de la mujer, ante la eventualidad que el agresor finalmente sea liberado a pesar de no haber cumplido con un tratamiento contra la violencia de género.

Además de ese perímetro, inédito por su extensión, se ordenó que si es liberado se coloque a Carlos Ariel Goncharuk una tobillera magnética monitoreada las 24 horas.

Estas medidas las adoptó el juez de Familia de La Plata, Hugo Rondina, y se pondrán en marcha si finalmente Goncharuk sale libre por haber cumplido ya la pena de 8 años de prisión impuesta en el 2011, aunque no cumplió con la realización de un curso para combatir la violencia de género, que también había sido ordenado en el fallo condenatorio.

Justamente, la no realización de ese curso motivó que el juez de Ejecución Penal platense, José Villafañe, resolviera -a principios de septiembre- que el hombre no fuera liberado hasta no cumplir con ese requisito.

También resolvió que el expediente fuera girado a los juzgados de Familia de La Plata para que éstos dispusieran la modalidad y lugar donde debía cumplir el tratamiento contra la violencia de género.

El juez de Familia interviniente, Hugo Rondina, resolvió que no es su competencia precisar si Goncharuk cumplió o no la pena y que cualquier internación involuntaria del hombre para que realice el tratamiento de violencia, debe estar avalada por un equipo interdisciplinario, por lo que ordenó que realice la misma con carácter de urgente. Infocielo