Las concejalas abajo firmantes queremos hacer pública nuestra preocupación sobre los hechos de los que tomáramos conocimiento a partir de la nota que la Dra Sofía Caravelos, ingresara a este Concejo Deliberante el día 12 de junio del corriente año.

      La Dra Caravelos, abogada de la joven ex empleada municipal Anabella Beltraccini quién a fines de 2018 denunciara en sede penal al concejal Fernando Ponce por los delitos de coacción sexual y acoso laboral, manifiesta en su nota que a comienzos de abril se solicitaron distintas medidas de prueba, testimonial, documental y de informes para acreditar los hechos de la denuncia que afectaran la integridad sexual de Anabella y explica que hasta la fecha el municipio no ha enviado información alguna lo que representa una dificultad enorme para el avance de la investigación en curso y un claro perjuicio para la víctima.

      Por lo que solicitamos al Intendente Julio Garro que arbitre los mecanismos necesarios para que a la brevedad se provea a la justicia de toda la información requerida de manera que quede claro que el estado municipal vela por los intereses de las víctimas y no protege a los victimarios.

      Respecto de lo que describe la Dra Caravelos en referencia a la dificultad que manifiestan los potenciales testigos en aportar datos debido al temor por las represalias que podrían sufrir (ya que en su mayoría son empleados municipales) requerimos al Intendente Garro a que adopte las medidas necesarias de manera de garantizar la integridad personal y laboral de todas aquellas personas que tengan voluntad de suministrar información para que la justicia pueda llevar a cabo su tarea de esclarecer los hechos y castigar al o los culpables.

      La verdadera conciencia de género no se expresa a partir de declamaciones políticas sino con la realización de acciones concretas para combatir los delitos que vulneran los derechos de las mujeres y castigar a los verdaderos culpables sin importar su filiación política ni el cargo que ocupen.