En un contexto de verdadera desesperación para cientos de familias que, aunque pagan religiosamente todos los meses boletas, incluso, de más de $1.000, no disponen de agua en sus domicilios porque la red no responde a la demanda, las filtraciones en la vía pública, producto de cañerías averiadas, parecen multiplicarse. Y eso es así aunque son los mismos vecinos y usuarios quienes advierten a Absa sobre las pérdidas de agua y la consecuencia baja de presión en sus hogares. Son incontables los inconvenientes que provocan los desbordes cuando atacan veredas o calzadas.

Vecinos aseguran que suelen resentir el caudal del sistema en los alrededores de la “pinchadura”, pues la red pierde presión y esa falla hace que no llegue suficiente cantidad de agua a los tanques de las viviendas. Y además, la mojadura permanente en sectores que se transitan a pie, con auto o moto, rompen el suelo y ponen en riesgo a quienes circulan por ahí.

Una de las últimas denuncias, por caso, procede de la localidad de San Carlos. “Un caño de agua se rompió hace ocho días -señaló una vecina-. y aunque hicimos el reclamo en Absa el problema sigue sin solución”-. Según planteó el lector, el problema en el pavimento de la calle 39 entre 135 y 136 se agrava “al extremo” con el correr de las horas, pues a medida que pasan por el lugar los vehículos el asfalto se va destruyendo. “Ahora los autos se suben a las veredas y las rompen. Llamamos a Absa y llamamos al Municipio para rogar que nos pongan vallas de desvío de tránsito y por último llamamos a Defensa Civil, que fueron los únicos que se acercaron y pusieron una cinta de precaución, pero la cortaron y siguen pasando, encajándose y rompiendo todo”, añadió la usuaria.

TAMBIÉN EN EL CENTRO

Más cerca del centro de la Ciudad y ya en pleno casco urbano, concretamente en 9 y 38, una filtración lleva meses, según denunciaron vecinos de plaza Olazábal. La rotura del caño se debió a la caída de un árbol durante un temporal y la rajadura, con su brote de agua, nunca fue reparada. “Nos comunicamos varias veces al 147, sólo toman el reclamo y nada más. Nadie ha movido un dedo”, se quejó un lector a través del WhatsApp del diario. Por esa zona transita mucha gente, entre ellos niños y adolescentes que van y vienen de las escuelas que están en 8 y 38 y en 9 y 38. Vecinos de 486 entre el camino Belgrano y 23 (Gonnet) relataron la larga “historia” de dos pérdidas de agua que “inundan” esa vereda.

“El 2 de mayo iniciamos nuestro reclamo en Absa. Pagamos bastante caro por un mal llamado servicio, ya que la empresa nunca invirtió lo necesario para evitar que todo esto suceda, y tampoco realiza las reparaciones necesarias, para que algo tan vital como el agua, llegue a los vecinos”, planteó un enfurecido usuario a la vez que indicó que “recibimos como respuesta la visita de operarios que solo miran y prometen enviar `la cuadrilla´”.

En este caso, la queja se presentó también ante la Autoridad del Agua, y en esa instancia tampoco, se aseguró, tuvieron una respuesta satisfactoria, pues se les otorgó un número de reclamo y “nada más”. Asimismo, se denunció una pérdida de agua en 141 entre 58 y 59 (Los Hornos). Se trata de otra rotura de la red de agua corriente que, según precisaron los vecinos “lleva varios meses, es mucha el agua que se pierde y ya hicimos un montón de reclamos”.

También se puntualizaron como filtraciones de “larga data” la de la calle 116 entre 88 y 89 (Villa Elvira) y en la vereda de la calle 465 a la altura del Nº 1157 (City Bell). La epidemia de las filtraciones también tiene su brote en la cuadra de 51 entre 15 y 16, a la altura del número 1035. Rodolfo Briata, vecino de la zona, afirma que reclamó en ocho oportunidades a la empresa Absa para que reparen el caño roto, pero por ahora no consigue que le den una solución.